La era digital llega a la edificación

Alimarket Construcción

El negocio de la automatización en el hogar prevé alcanzar los 20.000 M€ en 2020 a nivel mundial. La necesidad de control a distancia que tiene el usuario ha provocado que continuamente estén apareciendo nuevas aplicaciones y productos que permitan regular cualquier elemento en una vivienda o edificio. Esta evolución, aunque de forma más lenta, también ha llegado a España.

El repunte de la construcción residencial y el aumento de la inversión en el sector terciario han sido dos de las causas que han propiciado el crecimiento de las ventas de productos tecnológicos para la edificación en España en los últimos años. Este sector heterogéneo aglutina a más de un centenar de empresas dedicadas a la fabricación y venta de sistemas de seguridad (cámaras, sistemas de videovigilancia, alarmas antirrobo y de incendio), control y regulación energética (contadores inteligentes, equipos de medida y sistemas de control), automatismos de apertura (para puertas, persianas, toldos, garajes y barreras) sistemas de control de acceso y de presencia, así como sistemas de intecomunicación (porteros y videoporteros) y sistemas domóticos, entre otros productos.

Prácticamente desde el año 2013 las ventas de este tipo de productos en España han ido creciendo. El sector alcanzó un volumen de negocio de 935 M€ el pasado año 2017, con un crecimiento del 6,7% respecto a 2016. Por su parte, las ventas por estos productos en el mercado nacional llegaron a los 730 M€, una cifra que supone un 8% más que la registrada en el año anterior. Aunque se trata de un negocio en el que conviven todo tipo de empresas, desde fabricantes de pequeño tamaño a grandes compañías transnacionales, el mercado de productos tecnológicos para edificación sigue dominando por multinacionales. En este sentido, entre firmas como Securitas Direct, Tyco, Honeywell, Siemens y Bosch controlan más del 80% de este mercado en España.

Las previsiones para este año 2018 señalan que el mercado de productos tecnológicos para la edificación seguirá creciendo. Las ventas seguramente superarán los dos dígitos. El aumento de la demanda, especialmente procedente de la edificación residencial, será un aspecto fundamental. No hay que olvidar que la obra nueva acapara más del 60% de las productos tecnológicos para la edificación que se venden en nuestro país.
El tipo de vivienda que se construye ahora ha cambiado, adaptándose a los cambios tecnológicos que ha sufrido la sociedad. Los numerosos fondos de inversión extranjeros que han desembarcado en las promotoras inmobiliarias y que han reactivado el mercado residencial buscan un cliente concreto. Su principal objetivo es una clase media o media-alta que en los últimos años ha permanecido a la espera hasta que la oferta de obra nueva aflorase de nuevo. Este tipo de cliente busca un producto de calidad que reúna los tres ejes sobre los que precisamente gira la domótica: confort, seguridad y ahorro energético.

Principales desafíos para el sector

El sector de productos tecnológicos para el hogar no obstante se enfrenta aún a varios retos que marcarán la evolución de este mercado durante los próximos años. En primer lugar destaca la labor pedagógica. Las empresas sigue insistiendo en la necesidad de concienciar al consumidor final para que apuesten en sus hogares por estos productos que reducen el gasto energético. El reto no es sencillo, pues el consumidor sigue percibiendo este tipo de soluciones como un artículo de lujo y no como una inversión.

En este punto, conviene reseñar la llegada al mercado de grandes multinacionales tecnológicas como Apple, Google, Amazon, Samsung y Belkin. Estas empresas se han posicionado con aplicaciones que no conllevan un elevado gasto para el consumidor y que sustituyen el cableado por la red wifi. Soluciones como HomKit, Nest, Amazon Echo, SmartThings y WeMo están haciendo que la sociedad ponga el punto de mira en el hogar conectado y que el consumidor vea que se trata de productos al alcance de cualquier bolsillo.

Esta competencia provocará a medio plazo que se reduzcan los precios, uno de los principales handicaps de este tipo de productos, y que se doten a estas soluciones tecnológicas para el hogar de un mayor número de funcionalidades. 

Protocolo de intercomunicación único

Otro de los grandes retos que deberá resolver el sector será lograr un protocolo de intercomunicación unitario. El objetivo debe ser facilitar la integración e instalación de cualquier solución. Actualmente en el mercado existen varios sistemas abiertos para la automatización de los hogares y edificios, incluidos los propios de cada fabricante. El principal reto será simplificar la multitud de protocolos de comunicación conectada que ofrece el mercado (Knx, LonWorks, BacNet, ModBus, Z-Wave, ZigBee, etc.). La finalidad es que cualquier elemento pueda integrarse en el hogar conectado independientemente del fabricante o la marca. Desde 2014 los protocolos abiertos han empezado a tener más peso en el mercado, como señala la patronal de las tecnologías del hogar Cedom, por lo que al final se impondrá aquel que sea capaz de integrar un mayor número de soluciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Publicar comentario